25 agosto, 2022 en Garajes

Razones por las que invertir en plazas de garaje

El sector inmobiliario está demostrando una gran estabilidad no solo ante la crisis ocasionada por la pandemia, sino en la coyuntura actual de subida de tipos de interés o inflación en máximos históricos.

Pese a que la situación no es especialmente favorable, el mercado sigue demostrando su solidez y dinamismo, haciendo que la opción de invertir en el sector inmobiliario sea una de las más seguras para cualquier inversor. Dentro del sector inmobiliario hay muchas opciones para poder invertir. Por eso, hoy nos vamos a centrar en los garajes.

Factores importantes

El precio

Las plazas de garaje son mucho más baratas que el resto de inmuebles. Hoy en día es fácil encontrar plazas en el centro de ciudades por precios inferiores a 25.000 euros, algo que está animando a pequeños y medianos ahorradores a sacar el dinero del banco para aprovechar las oportunidades que ofrece el mercado y sacar una rentabilidad a su dinero.

El alto precio de los pisos comparado con el de los parkings es la razón por la que a menudo son muchos los inversores que compran una vivienda poco atractiva o mal ubicada que acaba siendo una mala inversión.

Financiación

Las plazas de garaje son mucho más asequibles que un piso, ya que el precio es mucho menor. En muchos casos ni siquiera se necesita financiación y en caso de necesitarla las entidades financieras te pondrán menos trabas al tratarse de una cantidad menor.

Mantenimiento

Otro de los atractivos que convierte la idea de invertir en plazas de parking en una decisión rentable tiene que ver con el mantenimiento. Los gastos vinculados a este capítulo son notablemente inferiores a los de una vivienda y, en consecuencia, más asequibles para pequeños inversores. Lo ideal, eso sí, es informarse previamente de cuáles son los gastos que soporta la comunidad para que te hagas una idea del montante que tendrás que destinar a la tarea.

Inquilinos

El fin último de invertir en plazas de parking suele ser el alquiler y de ahí la importancia de elegir bien dónde y qué plaza comprar para obtener la mayor rentabilidad. En todo caso, encontrar al arrendatario ideal suele ser más sencillo que hacer lo propio para alquilar una vivienda.

Además, la normativa legal en lo que a plazos se refiere es más flexible, ya que, a diferencia de lo que ocurre con una casa, el alquiler de los aparcamientos no está sujeto a la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) sino al Código Civil por lo que la duración del mismo será el que se haya establecido en el contrato por las partes.

Riesgos de invertir en plazas de garaje

Todas las inversiones inmobiliarias tienen sus riesgos y debemos de tenerlas en cuenta. Si bien es cierto que invertir en plazas de garaje es, a priori, más sencillo que invertir en vivienda, se trata de una operación que no está exenta de riesgos. Eso sí, como puedes imaginar, estos son menores que los que acompañan a otras inversiones inmobiliarias. En todo caso, los principales que tendrás que asumir en caso de que te decidas a invertir, tienen que ver con los posibles vaivenes de los precios o el riesgo de impago de los inquilinos.

Gastos a tener en cuenta

En el momento de la operación tendrás que abonar los tributos correspondientes y, en caso de alquilar la plaza o plazas, tendrás que incluir el rendimiento en tu declaración de la renta.

Además, como decíamos líneas atrás, el mantenimiento implicará el pago de la cuota de la comunidad, a lo que habrás de añadir el abono del IBI (Impuesto de bienes inmuebles) y, en caso de que proceda, la tasa de basuras correspondiente


"