4 agosto, 2022 en Oficinas

¿Qué tipos de oficinas existen y, cómo son?

La oficina es el lugar de trabajo utilizado en la actualidad para el desarrollo de múltiples tareas empresariales. Dentro de las ventajas que se perciben en estos espacios podemos distinguir que crean un ambiente idóneo de trabajo que incrementa la producción a la vez que fomenta las relaciones interpersonales entre los trabajadores.

Hoy en día, las empresas se esfuerzan por desarrollar nuevas posibilidades para los espacios de trabajo. Por eso mismo en el post de hoy te mostramos cuáles son los tipos de oficina que mejor ambiente generan.

Oficinas Boutique

Funcionalidad y bajos costos son algunos de los beneficios que brindan este tipo de oficinas. Las áreas comunes le dan un valor agregado al espacio reducido de estas oficinas.

Lo primero que se debe resaltar de estas oficinas es que comprenden áreas desde 20 m2, pero no se extienden mucho más allá de los 100 m2.

Sin embargo, la extensión se compensa ofreciendo áreas comunes. Un edificio de oficinas boutique pondrá a disposición de sus usuarios casi los mismos espacios que una oficina premium.

Asimismo, estas oficinas también priorizan las ubicaciones céntricas, y un precio más reducido que otro tipo de oficinas. Por lo tanto, son la elección predilecta de empresas nuevas que tienen todavía un capital limitado o de las que cuentan con un número pequeño de colaboradores.

En la actualidad, el uso de oficinas boutique ha ganado gran popularidad entre pequeñas y medianas empresas o jóvenes emprendedores que buscan alternativas de espacios propios que les permitan trabajar cómodamente y vayan de acuerdo a sus necesidades.

Oficinas coworking

Las oficinas coworking, también conocidas como espacios colaborativos. Estas, como su nombre indica, son espacios de trabajo compartidos por distintos usuarios independientes, así como por empresas privadas. El concepto implica el alquiler de oficinas privadas, de secciones de una oficina o de solo un escritorio.

Un espacio de coworking ofrece áreas de trabajo compartido, por lo que debe tener características específicas. Aquí se agrupan profesionales de toda índole que no están necesariamente relacionados entre sí.

Es decir, además de compartir un área, pueden conectarse y crear nuevas oportunidades de trabajo. Los beneficios de optar por estos lugares son diversos. Mejores oportunidades profesionales, independencia y conexiones interpersonales figuran entre ellos.

Oficinas premium

Una alternativa necesaria en esta lista son las oficinas prime o premium. Cuando se habla de tipos de oficina de alta gama, las oficinas prime son el ejemplo perfecto. Comprenden áreas siempre mayores a los 100 m2 y mucho más grandes que las oficinas boutique. Usualmente, son tan grandes que ocupan plantas enteras de un edificio y suelen incluir en sus diseños techos bastante altos.

De igual manera, te ofrecen las mejores características. Sus áreas comunes comprenden todo lo que una empresa podría necesitar: más de una sala de usos múltiples, comedores, aparcamientos y muchos otros espacios. Asimismo, los aspectos necesarios para mantener el buen ánimo de los colaboradores también se han tomado en cuenta. Estas contienen recibidor, cafeterías, fitness center y sala de conferencias.

Además, la totalidad del edificio posee un diseño y acabados de la más alta calidad.

Otra gran ventaja es su ubicación. Las oficinas prime se encuentran en los principales puntos financieros y empresariales de las ciudades.

Oficinas inteligentes o smart office

Las oficinas inteligentes se han configurado como aquellos espacios de trabajo en los que la digitalización y la tecnología incorporan nuevas posibilidades en las interacciones que se establecen en los lugares de trabajo. Y esta transformación supone plantear un nuevo escenario laboral.

Lógicamente, no se entiende una smart office sin tecnología, dado que es lo que permite a estos nuevos espacios tener una versatilidad y una funcionalidad únicos. Para nadie es un secreto que la tecnología permite ahorrar tiempo y garantizar la calidad y la seguridad de los procesos productivos. De ahí que elementos como la tablet, el smartphone o el ordenador sean indispensables en estos nuevos espacios destinados a trabajar de una forma más eficiente.

El espacio físico se ha de diseñar para integrar todos estos elementos y que las rutinas productivas fluyan entre los empleados. Así, una oficina inteligente debe de tener previsto que en ella se van a celebrar videoconferencias, charlas online o retransmisiones por streaming.

La oficina inteligente está pensada para que el empleado pueda encontrar una atmósfera destinada a maximizar la productividad. Por ello, este tipo de oficinas se distingue de las convencionales en que en su diseño se pone especial cuidado para procurar que aspectos como la temperatura, la luz o la disposición del mobiliario sea la adecuada para cada tipo de tarea. 

Estos son los principales tipos de oficina que se encuentran más en auge. No olvides que en este mercado las fluctuaciones son constantes y en los próximos años es posible que surjan cambios y se añadan nuevas opciones de oficinas para las empresas.


"